21
Sun, Oct

LA ADICCIÓN AL CELULAR ES LA ENFERMEDAD DEL SIGLO XXI

Opinion
Typography

La literatura relacionada con la conducta de los seres humanos, sus relaciones sociales y las expectativas que tenemos para el futuro, es cada vez mas abundante en cuanto a la preocupación que existe acerca de esa extensión de nuestro cuerpo que ahora se llama teléfono móvil o teléfono celular.

Cuya relación con nosotros ya hasta ha sido descrita a través de algunos términos nuevos de problemas conductuales como el de ¨nomofobia¨, que viene de la combinación ¨no-movil-phone¨ describe el miedo irracional a quedarse sin teléfono móvil.

Pues la firma de móviles Motorola contrató a la Doctora Nancy Etcoff, quien es una autoridad mundial en los estudios de la conducta relacionada con la menta y el cerebro ademas de investigadora sobre las ciencias de la felicidad de la Universidad de Harvard, para que realizara ¨un estudio global sobre el impacto que tiene el teléfono celular sobre nosotros mismos, nuestra relación con los demás y ademas con el entorno físico y social que nos rodea¨.

Los resultados son sorprendentes porque se repiten no importa el lugar del mundo en que se estudie la conducta de las personas que están habituadas a los celulares, existen serios problemas de cambios ce comportamiento inconsciente y una serie de malos hábitos que se van desarrollando a medida que el teléfono móvil se va convirtiendo en un objeto tan adictivo como una droga narcótica, el tabaco, el alcohol o la adicción al juego, porque el mecanismo de satisfacción o insatisfacción que se produce en el cerebro es muy similar a estas sustancias o costumbres.

Se demostró que muchos usuarios ponen en primer lugar el uso del teléfono a las relaciones con sus seres queridos, llegando muchos de ellos a admitir, cuando se les enfrenta a la realidad de sus vidas, de que necesitan ayuda profesional para cambiar hábitos que van destruyendo poco a poco sus relaciones personales, ya que pareciera que la pantalla o lo que aparece en ella es mucho mas importante que interactuar con los que se supone son sus seres queridos.

Según el estudio de la Dra. Etcoff,

¨el 33% de los encuestados da prioridad a sus smartphones sobre la interacción con sus seres queridos y el tiempo que pasan con ellos. Y el 53% de los encuestados de la Generación Z considera que su smartphone es su mejor amigo¨.

El estudio plantea que hay tres grandes comportamientos problemáticos relacionados con los teléfonos inteligentes que afectan nuestras relaciones con los demás y nosotros mismos y estos son:

1. LA REVISIÓN COMPULSIVA: el 49% de los encuestados reconoció que usa su teléfono celular con mas frecuencia que lo que debería ser normal, mientras el 44% admite que no puede evitar revisar constantemente la pantalla de su teléfono como si fuera un empuje interno que no puede evitar.

2. TIEMPO EXCESIVO DEDICADO AL TELEFONO MOVIL: 35% admitió que dedica demasiado tiempo a su teléfono móvil y el 44% considera que sería mas feliz si usara menos el teléfono o simplemente si este no existiera.

3. SOBREDEPENDENCIA EMOCIONAL: El 65% de los que fueron estudiados admitió que siente pánico cuando piensa que perdió su teléfono, el 29% coincidió en que cuando no esta usando su teléfono, esta pensando en usarlo o en la próxima vez que podrá usarlo.
Solo que la mayoría, el 65% reconoce que su relación con el teléfono no es sana y quieren y necesitan encontrar un equilibrio entre su vida personal y su teléfono movil y el 60% admite que debe tener una vida propia al margen de su teléfono celular.
Y de el estudio se desprenden 5 tipos de usuarios de los teléfonos celulares que invitamos a que cada quien se identifique con el grupo que le corresponde.

A. Phone-Sapiens: Usa su teléfono como un ser humano. Apenas para hacer llamadas, revisar la hora, y nada mas. No le gusta mandar mensaje porque considera que toma mucho tiempo escribir en una pantalla con el dedo indice y prefiere marcar el numero y que se escuchen las voces. Podría tener algunas cuentas en redes sociales pero nunca publica nada y le pasan meses antes de entrar en una de ellas. Lo bueno de este ejemplar es que no ha dejado que el teléfono tome y gobierne su vida. Lo malo es que su productividad disminuye en un sigo XXI donde todo el móvil.

B. Phone-consciente: Vive la vida con su teléfono no en el. Usa su teléfono para ahorrar tiempo y energía que puede invertir en las cosas que le importan. Comprende el valor de las relaciones humanas y como aprovecharlas, Tiene horarios para usar su teléfono y horarios para vivir fuera de el. Ha logrado entender que el balance entre el teléfono y la vida es imprescindible para intentar lograr el máximo de felicidad y satisfacción personal.

C. Phone-enamorado: Oh tu teléfono es tan tierno que no te puedes resistir a usarlo si no estas haciendo nada, para algo esta ahí al alcance de tu mano, ademas te pones ansioso y preocupado cuando sale la señal de que solo te queda el 10% de la carga útil. Si bien te molesta cuando tus amigos usan su teléfono cuando salen contigo en vez de hacerte caso, pues tampoco tienes problema en usarlo tu mismo en las mismas circunstancias. El balance entre tu vida y el tiempo que le dedicas al teléfono ya esta en contra de tu vida y los tuyos.

D. Phone-fanatico: Eres tu y tu teléfono. Comenzó como una actividad casual y ahora tienes un romance con el movil. Ahora te deslizaste por una pendiente que es una obsesión. Tu teléfono nunca esta apagado. En las noches duerme al lado de tu cama y es lo primero que tomas cuando abres los ojos en las mañanas. A veces tomas el teléfono para ver la hora pero cuando te vienes a dar cuenta ya estas haciendo otras cosas mas que ver la hora o el clima. Es mas lo mas importante en tu vida y a lo que mas le pones la mano es a tu teléfono y lo que mas miras son las redes sociales de las cuales ya eres un adicto.

E. Phone-dependiente: Nunca dejas de utilizar tu teléfono y esta realidad de doblemente negativa en mas de un sentido. En lo ultimo que miras en las noches, lo primero que miras en las mañanas y lo que siempre estas mirando cada vez que puedes. A veces lo agarras y te descubres mirándolo sin saber porque. Separarte de tu teléfono, incluso durante unos minutos te hace sentir vulnerable y estresado. Tu relación con el teléfono esta destruyendo tu vida con tus familiares y amigos, y de hecho prefieres revisar un mensaje de texto que hablar con alguna persona ademas de sentir el impulso de contestar los mensajes de manera inmediata, sin importar que o quien te interrumpa. Definitivamente tienes un serio problema conductual.